ACNUR insta a gobiernos de la región a una «reunión urgente» para tratar flujos migratorios

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) exhortó a gobiernos de la región a que organicen conversaciones regionales «urgentes» para encarar los actuales flujos migratorios, argumentando que los desplazamientos están presionando la capacidad de asilo, poniendo en riesgo a un creciente número de individuos y familias, y creando situaciones que ningún país puede abordar por sí solo. AP

Nueva York .- La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) exhortó a gobiernos de la región a que organicen conversaciones regionales «urgentes» para encarar los actuales flujos migratorios, argumentando que los desplazamientos están presionando la capacidad de asilo, poniendo en riesgo a un creciente número de individuos y familias, y creando situaciones que ningún país puede abordar por sí solo.

En un comunicado publicado el miércoles, ACNUR dijo que «las conversaciones regionales urgentes, basadas en la cooperación existente, podrían ayudar a impulsar las soluciones transformadoras fundamentales que se necesitan».

Explica el texto que «la violencia y la persecución por parte de poderosas pandillas en partes de Centroamérica, junto con una crisis social y política en Nicaragua, están llevando a un creciente número de personas a través de las fronteras en busca de un lugar seguro».

La ACNUR indica que en lo que va del año, 593.507 solicitantes de asilo y migrantes han llegado a la frontera sur de Estados Unidos desde México.

Mientras tanto, México ha reportado un aumento del 196 por ciento en las solicitudes de asilo, sostiene el organismo. «ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, está pidiendo una reunión urgente de los Estados de la región para trazar una acción coordinada para abordar este creciente desafío de desplazamiento de manera efectiva y sostenible, en formas que prioricen la protección de las vidas y la buena gestión de las fronteras», indica el texto. VOA